DIFERENTES PRODUCTOS DE CBD Y COMO TOMARLOS:

DIFERENTES PRODUCTOS DE CBD Y COMO TOMARLOS:

El sistema de administración más apropiado para el cannabis rico en CBD será el que te proporcione la dosis deseada con pocos efectos secundarios y de la duración óptima. Conocer tu sensibilidad a estos compuestos mediante la prueba y el error, es un factor clave para elegir el mejor uso terapéutico personalizado.

Dependiendo de si somos consumidores habituales de cannabis, podremos optar por plantar nuestras propias semillas de marihuana ricas en CBD. También hay cepas híbridas, en las cuales podemos encontrar tanto THC como CBD, cuando no queramos perder los efectos psicoactivos.

Para gente no fumadora y que no desea ningún efecto psicoactivo, encontramos tanto concentrados, pomadas, tinturas, aceites, infusiones etc.

Estos productos a base de CBD están recomendados para tratar dolores, calambres, problemas en el sistema nervioso y paliar dolores producidos por enfermedades crónicas, como los efectos secundarios de tratamientos químicos como la quimioterapia.

ACEITES:

Los aceites de CBD, suelen estar disponibles en frascos con goteros.

Su dosificación es muy fácil y precisa. Se depositan unas gotas debajo de la lengua, lo que hace que su llegada al torrente sanguíneo sea mucho más rápida y directa.

Hay distintos porcentajes en base a la potencia de su efecto y su uso.

Está recomendado para aliviar dolores constantes y generalizados. Ayuda a nuestro sistema inmunitario, con problemas del sueño, trastornos de la ansiedad y del apetito y es anticombulsivo.

Una cosa a tener en cuenta, son los ingredientes y el aceite vehicular utilizado. Recomendamos que sean los ingredientes más puros y naturales. Los más utilizados son el aceite de cáñamo y el aceite de oliva.

El método más habitual de hacer la extracción de CBD consiste en el uso del dióxido de carbono. El CO2 se calienta a una temperatura supercrítica y la presión aumenta hasta que entra en un estado súpercrítico en el que el CO2 actúa de forma parecida  a un disolvente, como un líquido y como un gas al mismo tiempo.

Este proceso es muy seguro y da como resultado un gran producto de calidad .

TINTURAS:

Por otro lado podemos encontrar las tinturas. Son muy similares a los aceites porque contienen un alto nivel de CBD y generalmente niveles muy bajos de THC.

Para obtener la tintura, la materia de la planta se disuelve en alcohol de alta graduación que actúa como conservante.

También pueden tomarse de forma sublingual.

A pesar de que muchos utilizan ambos términos indistintamente, no son lo mismo.

Para crear una tintura se recurre al alcohol en el proceso de extracción. Se disuelve la materia de la planta en un alcohol de alta graduación y después el alcohol puede usarse como tintura o se puede calentar hasta que se evapore el disolvente o el alcohol para obtener una sustancia aislada.

CREMAS:

Los bálsamos, cremas y ungüentos que están elaboradas con cannabidiol, ofrecen alivio local de dolores e inflamación.

Son recomendados para personas que sufren artrosis, artritis, dermatitis o afecciones tópicas crónicas como la  psoriasis, ya que tienen efecto desinflamatorio y tranquilizan la dermis frente a los picores más severos.

También se ha demostrado que puede reducir muchos tipos de inflamación como la rigidez muscular por entrenamiento o esfuerzo excesivo.

Los tópicos son una opción fantástica debido a que su composición tiene una biodisponibilidad mayor que las tinturas o los aceites que son ingeridos por vía oral.

INHALADO:

Las flores o cogollos de CBD, son una variedad del cannabis que se cultiva con fines industriales, que deben de tener menos del 0,2% de THC para que su cultivo y su consumo sea legal en Europa. Su contenido en Cannabidiol suele estar entre un 5-10% dependiendo de la variedad.

Se pueden vaporizar los cogollos, fumarlos tanto en una pipa de agua como en un porro y hasta cocinar con ellos.

Una cosa a tener en cuenta es que las flores de CBD necesitan ‘’activarse’’, por lo tanto necesitan calentarse en un proceso llamado descarboxilación. Este proceso ocurre naturalente cuando fumas o vaporizas el cogollo; pero con los comestibles es necesario descarboxilar los cogollos o las flores previamente en el horno.

El hachís de CBD (también llamado hash, resina, polen etc), es un extracto de las plantas de cáñamo que se encuentra en forma sólida, más específicamente resina y de color marrón, pudiendo variar el tono de este, según el hash)

Se consume de igual modo que las flores. Combustión en porro, vaporizador o ingestión.

El vapeo se ha convertido en uno de los métodos más populares para el consumo de CBD.

Los aceites de CBD existen en varias formas, entre ellas el E-líquido y el aceite de resina de cannabis. Los E-Líquidos por otro lado están diseñados de manera única para el vapeo.

La vaporización es un método de consumo sin humo y de baja temperatura para inhalar el líquido, que en este caso contiene CBD, glicerina vegetal, propilenglicol y terpenos o aromas.

Esta, es una de las formas más rápidas de ingerir el cannabidiol, ya que al inhalarlo notaremos sus efectos a los pocos minutos con una duración de entre 1 y 3 horas.

CÁPSULAS:

Existen unas cápsulas de aceite de CBD que puede hacer que su consumo sea todavía más fácil.

Gracias al hermetismo de las cápsulas podemos saber en cada momento cuanto porcentaje de CBD estamos consumiendo. También gracias a su formato podemos pasar más desapercibidos a la hora de tomarlas.

Al administarse de forma oral su efecto será algo más lento que otros métodos. El cuerpo absorbe una cantidad menor del principio activo porque pasa por el sistema digestivo, además de necesitar a veces hasta una hora para empezar a notar sus efectos.

El contenido de las cápsulas contienen más que solo CBD. Extractos de plantas, aceite de semillas de cáñamo, extracto de clorofila y más, dependiendo del fabricante.

Deja una respuesta