Plagas y enfermedades: Damping Off

Damping Off o Mal del vivero:

Las enfermedades fúngicas son posiblemente las más virulentas y difíciles de controlar. Cuando una de ellas nos visita es muy probable que perdamos parte de la cosecha o en el mejor de los casos, que la planta termine bastante debilitada y con una producción escasa y pobre.

Algunos de los ataques fúngicos más comunes podrían ser el Oidio, la Botrytis, Mildiu o el Damping Off. Cada una de estas enfermedades puede aparecer en cualquier fase del cultivo (excepto la Botrytis que pudre las flores y por tanto solo aparecerá en la fase de frutificación), pero según la edad de la planta y el momento de cultivo, hay algunos que aparecen antes y otros más tarde.

Plántula afectada de Damping Off.

En el caso del Damping Off o también conocido como el Mal del Vivero, es cuando la semilla acaba de germinar cuando más aparece y cuando más peligroso resulta para las futuras plantas. En semillas recién germinadas es letal siempre.

¿Qué es el Damping Off?

El Damping Off es una enfermedad grave causada por diversos hongos patógenos como el Fussarium o Pythium entre otros.

¿Cuándo aparece esta enfermedad?

Puede aparecer en cualquier momento del cultivo pero sobre todo en semillas recién germinadas.

¿Qué produce el inicio de la infección?

Este hongo, como muchos otros, es capaz de estar “dormido” durante mucho tiempo esperando el momento idóneo para “despertar” y fastidiarnos el cultivo.

Existen dos factores claves en la aparición de este hongo. Por un lado el exceso de humedad en los sustratos o medios de cultivo. Y por otro lado los sustratos con mal drenaje, reutilizados, no esterilizados o de dudosa calidad.

Gran ataque de Damping Off debido al encharcamiento.

¿Cómo ataca a las semillas recién germinadas o a las plantas más grandes?

En semillas recién germinadas apreciaremos como la base del tallo de la “plántula” se vuelve fino con respecto al resto del tallo y la planta caerá doblada por esa delgadez y morirá en 1 o 2 días.

En plantas más grandes puede actuar de varios modos. El más común es que la planta vaya enfermando por ramas y de abajo hacia arriba, acabando por morir en unos cuantos días. Primero veremos que alguna de las ramas que crece desde más abajo tiene las hojas flácidas como si no se hubiera regado en mucho tiempo, pero en cambio el resto de la planta parece estar perfecta. Esa rama a muerto y en breve le acompañará el resto de la planta o bien rama a rama o bien de golpe. Dependerá de la genética y de la gravedad de la infección.

Al ser una enfermedad que se origina en las raíces de la planta podremos observar como el tallo de la planta, desde la base junto al sustrato, va tomando un color algo cobrizo/rojizo y va creciendo a medida que la planta termina de morir.

Pequeña plántula a punto de morir por el hongo fusarium.

¿Se puede hacer algo?

La mayoría de enfermedades fúngicas son complicadas de erradicar y más si su origen están en las raíces o el sustrato.

No contemplamos los fungicidas químicos como una solución. No los usaremos nunca.

Actualmente existe pocos productos específicos para este tipo de situaciones. Por nuestra experiencia podemos recomendar los siguientes:

  • Trichodermas. Aunque no se trate de un fungicida este hongo simbiótico (que vive en armonía con la planta y tanto él como ella se benefician mutualmente) “trabaja” para que otros hongos patógenos (los malos, los que crean enfermedades) no se instalen y proliferen. Protegerá a las raíces además de estimularlas y favorecer su desarrollo.
  • Propóleo (Propolix): esta sustancia 100% ecológica procede de las colmenas de las abejas. Éstas lo colocan en las entradas de las mismas para evitar que hongos, bacterias o virus se introduzcan en ellas e inicien una enfermedad. El Propolix es un excelente preventivo contra Oidio, Mildiu, Fusarium, Roya o Botrytis. Tendrás que realizar el primer riego con este producto.
  • AntioxProt de Prot-Eco: Sin duda una de las pocas herramientas pensadas exclusivamente para este problema. Debemos aplicarlo en riego desde que la planta en muy muy joven. En plantas más grandes es posible pulverizarlo y así aumentar su eficacia. Es preventivo y curativo en plantas grandes, en las semillas recién germinadas su efectividad es menor.
Producto biológico para combatir podredumbre radicular.

Además de estos productos con los que apoyarnos en caso de querer prevenir o curar el Damping Off, deberemos seguir los siguientes consejos:

  • Riega lo justo y necesario. No abuses de los riegos.
  • Espera a que el sustrato esté totalmente seco antes de volver a regar sobre todo cuando las plántulas son más jóvenes. Que pasen un poco de sed no las va a matar.
  • Usa sustratos de calidad y  con un buen drenaje y oxigenación. Es vital.
  • No reutilices sustratos viejos o guardados de forma inadecuada.
  • No uses sustratos generales o universales. Nosotros no cultivamos claveles ni rosas.
  • En las noches con mucha humedad y cuando el rocío mojará completamente la planta, si es posible, ponlas a cubierto para que esa humedad no les afecte demasiado.

¿Es un problema de las semillas?

No. Definitivamente este problema no va asociado a la semilla.

No es un problema de las semillas. Esto ocurre con cualquier semilla de cualquier banco. Aunque podría darse el caso de que quien manipuló las semillas para el empaquetamiento o su selección hubiera estado en contacto con el hongo y luego lo transmitiera a las semillas, esta posibilidad es relativamente baja y no explicaría de ninguna forma que ocurra con todas las semillas de cualquier catálogo.

Podríamos resumirlo todo en:

  1. Se trata de un problema grave sobre todo en semillas recién germinadas.
  2. Es fundamental controlar la humedad y el riego.
  3. Existen soluciones preventivas y alguna curativa pero cuando enferman plantas jóvenes casi siempre acaban muriendo.
  4. En plantas grandes hay más posibilidades de curarlas.
  5. No es un problema de las semillas.

Deja una respuesta