Plagas y enfermedades: el Oídio.

Dentro de las enfermedades fúngicas que afectan a nuestras queridas matas el Oidio y la Botrytis son posiblemente las más comunes y al mismo tiempo unas de las hacen que más cogollos terminen en la basura.

Como la mayoría de hongos patógenos (son enfermedades) es bastante complicado de eliminar y si no se está muy pendiente del jardín, cuando te des cuenta es posible que sea demasiado tarde si quieres tratar las plantas de una forma ecológica y saludable para el medio ambiente. Si usas antifúngicos químicos y además muy tóxicos, no tendrás problemas nunca, al menos con el Oidio, otra cosas es que tu salud se resienta.

Así pues, sabiendo que con los medio biológicos/naturales es complicado eliminar estas enfermedades completamente, lo más lógico es actúar de forma preventiva siempre y evitar problemas mayores y de difícil solución.

¿Cúando aparece?

El Oidio aparece tanto en los cultivos de interior y los de exterior. En los interiores puede aparecer prácticamente en cualquier fase del cultivo y en los exteriores es más común su aparición a partir del mes de Abril que es cuando las temperaturas aumentan un poco y sobre todo en Julio, Agosto, Septiembre y Octubre. El Oídio prolifera sobre todo en ambientes con una humedad elevada, con poca ventilación o nula y cuando las temperaturas empiezan a subir un poco, más o menos sobre los 20/22 grados (aunque puede aparecer con más frío pero no proliferará tan deprisa).

Las esporas de éste son arrastradas por el viento y llevadas de un lado para otro y así las infecciones van pasando de planta en planta. Así que aunque las condicones de nuestro jardín sean buenas y nuestras plantas no estén enfermas, es posible que aparezca en cualquier momento. También lo podemos transmitir la personas despues de haber tenido contacto con alguna planta infectada.

Síntomas:

Los primeros síntomas de la enfermedad son unas pequeñas manchas blanquecinas o grisáceas muy parecidas a la ceniza de un cigarro que aparecen en las hojas más grandes y viejas. Poco a poco estas manchas van aumentando en tamaño y en poco tiempo aparecerán también en las flores y tallos.

Consejos para evitar la aparición y avance del Oídio:

  • En interiores controla la humedad. A mayor humedad, más probabilidades de sufrirlo. Además de poder sufrir botrytis, damping off o alguna podredumbre.
  • Usa extractores e intractores y también algún ventilador interior que mueva el aire de las salas de cultivo para evitar aire viciado.
  • Mantén siempre la sala de cultivo así como la utensilios limpios y desinfectados.
  • En los exteriores antes o después (casi seguramente) tendrás problemas y más si vives en zonas húmedas como es nuestro caso.
  • Las noches con humedad y el rocío de las mismas que empapan las plantas deberán ponerte en alerta. Sobre el mes de Junio habrá que tener especial precaución. Si las noches son muy húmedas y puedes resguardar las plantas, hazlo. Ponerles un techado también ayudará.
  • No mojes las plantas al regar ni las refresques con una manguera.
  • Si las plantas tienen zonas humbrías producidas por hojas muy grandes o están pegadas a alguna pared y por tanto ahí no da el sol directamente ni la ventilación es óptima, deberás tener la precaución de controlar periódicamente las plantas. Si están en macetas gíralas cada día para que el sol incida en esa parte de sombra. Puedes eliminar las hojas más grandes si realmente son un problema, si no estás seguro de que sea así, no quites ninguna.
  • Las plantas con sobrefertilización de nitrógeno y que podremos advertir por un verde excesivo o demasiado oscuro, serán más propensas a sufrir esta enfermedad.

Otras opciones para la prevención y la curación de esta enfermedad:

No existen demasiado productos de carácter biológico que podamos usar para combatir el Oídio. A continuación te recomendamos las que a nosotros nos han funcionado:

  • Cola de caballo: es un antifúngico general que evita la infección de diversos hongos. Será necesario usarlo desde el principio. Su efectividad es limitada.
  • Propóleo (Propólix): Este producto es usado por las abejas en sus colmenas para evitar que se introduzcan en las mismas virus, bacterias y hongos. Usándolo de forma preventiva desde que las plantas son jóvenes podremos controlar no solo el Oidio, sino que también la Botrytis y el Fusarium.
  • OidioProt: Para nosotros el mejor producto de todos los mencionados ya que además de prevenir, cura. No es un fungicida al uso, se trata de microrganismo que lucharán contra el hongo acabando con él. Biodegradable y sin resíduos tóxicos de ninguna clase. Úsalo desde que las plantas son jóvenes cada 10 o 15 días.
Planta infectada de Oídio.
Después de la apliación del producto.

En definitiva estamos ante una de esas plagas/enfermedades complicadas por su difícil erradicación y por sus daños en flores y pérdida de cosecha. Cuando hablamos de hongos patógenos, SIEMPRE, SIEMPRE, la mejor herramienta en la prevención, pues si no queremos usar productos tóxicos y dañinos, una vez instalada la plaga/enfermedad será difícil acabar con ella.

Las flores que hayan sido infectadas deberán desecharse y no consumirse bajo ningún concepto. Las esporas del hongo pueden acaban en tus pulmones y una vez allí producirte una infección grave que te llevará al hospital.

Deja una respuesta