¿QUÉ ES EL CBG?

¿QUÉ ES EL CBG?

En otros posts hemos hablado a cerca de los principales cannabinoides que contiene la planta de cannabis sativa, como el THC y el CBD y sus beneficios para la salud.

Pero hay que destacar que no es el único cannabinoide digno de atención.

Hoy vamos a hablar del Cannabigerol (CBG), que a pesar de ser un compuesto minoritario, está ganando mucho protagonismo debido a sus propiedades medicinales.

Todos los cannabinoides están unidos, y parten de una misma sustancia: el CBGA. Así que podríamos decir que el Cannabigerol es un cannabinoide que actúa como precursor de otros cannabinoides.

Fue descubierto en 1964 por unos científicos, entre ellos el doctor Raphael Mechoulam. Fue descrito como uno de los cannabinoides presentes en la planta de cannabis. En los años 70 hallaron el CBGA, su forma ácida.

Según las investigaciones ha demostrado ser un cannabinoide que ofrece enormes beneficios y efectos sobre nuestro organismo. Aunque NO es psicoactivo como el THC.

¿CÓMO SE PRODUCE EL CBG?

Los cannabinoides aparecen en dos estados diferentes, ácidos y no ácidos. En este caso el CBG sería la forma NO ácida, mientras que el CBGA sería su forma ácida.

El CBGA se crea a través de dos componentes químicos: el pirofosfato de geranilo y olivetol ácido. Que combinándolo con una de cuatro enzimas deshidrogenasas distintas durante el crecimiento de la planta, da lugar a la transformación de este en THCA, CBDA y CBGA.

Por esta razón las cantidades de CBG en la mayoría de variedades son de un 1% o menos.

¿CÓMO FUNCIONA EL CBG?

Todos los cannabinoides son procesados por el sistema endocannabinoide del cuerpo. Así como el THC se une a los receptores CB1 que se encuentran el cerebro, el CBG se conecta a los receptores CB2 del sistema digestivo, el tejido conectivo y el sistema nervioso. Tiene un comportamiento muy parecido al CBD, aunque puede mutar su molécula e interactuar con otros receptores.

¿QUÉ EFECTOS NOS PRODUCE EL CBG?

Muchos estudios e investigaciones apuntan a que este cannabinoide podría ser una muy poderosa herramienta para la salud, debido a sus propiedades terapéuticas.

Es una sustancia no psicotrópica, por lo tanto, no recibimos el llamado colocón. De hecho, el CBG podría ayudarnos a bajar los efectos del THC.

POSIBLES USOS TERAPÉUTICOS DEL CBG

Tratamiento para dolores y ansiedad:

Este cannabinoide presenta una inhibición de de la absorción de GABA (ácido gamma aminobutírico) por lo cual está ampliamente relacionado a las capacidades que tiene como relajante muscular y ansiolítico. Se podría decir que es incluso más fuerte que el CBD y el THC para combatir el dolor, además de ser precursor de la sensación de paz y la calma, ya que presenta efectos analgésicos y antidepresivos.       

Enfermedades neurodegenerativas:

Ante las enfermedades neurodegenerativas ha presentado también algunos efectos neuroprotectores que podrían ser muy eficaces para la enfermedad de Huntington, Alzheimer y Parkinson entre otras. Ya que ha sido descubierto que el CBG protegía a los pacientes de varios síntomas graves de estas enfermedades. Sobretodo porque protege a las células nerviosas de la muerte celular.

Enfermedades inflamatorias:

Según un estudio realizado en la Universidad de Nápoles en 2013, para ver como funcionaba el CBG respecto a la inflamación, descubrieron que era capaz de debilitar la colitis. Los investigadores afirman que se debería usar el CBG como tratamiento experimental para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal.

Enfermedades autoinmunes:

Una de las enfermedades a las que ha demostrado ser un buen tratamiento es a la psoriasis, puesto que el CBG inhibe la proliferación de queratinocitos. Es un antibacteriano y antimicrobiano muy efectivo si se usa de forma tópica, por lo que puede ser un aliado para otras enfermedades cutáneas. 

El glaucoma:

En una investigación de los años 90, se utilizaron gatos para ver un posible avance en la lucha contra el glaucoma y la presión ocular mediante la administración de bombas osmóticas administradas en sus córneas. Finalmente vieron que el CBG, combinado con otros cannabinoides, incluso con THC, sería una combinación experimental muy prometedora para tratar esta enfermedad.

Propiedades anticancerígenas:

El cannabigerol también contribuye a relentizar la progresión del cáncer de próstata y el cáncer de colon, ya que es un antagonista de TRPM8 relativamente potente. En este último se demostró que el CBG causaba un estancamiento celular en las células del cáncer de colon e incluso activaba la muerte celular programada.

Es efectivo para el dolor de vejiga, que produce el trastorno de la vejiga hiperactiva por que reduce las contracciones vesicales.

Estimulación del apetito:

Es muy eficaz para paliar síntomas de enfermedades como el cáncer y pacientes tratados con medicación para el VIH, ya que son tratamientos que inhiben el hambre.

Además de posiblemente ayudar a personas con trastornos metabólicos y combatir complicaciones diabéticas por inhibición de la actividad de la aldosa reductasa.

¿CÓMO PODEMOS USAR EL CBG?

Una de las mejores formas de consumirlo es mediante aceite. Todavía se desconocen las medidas y las dosis que debemos administrarnos, porque es una sustancia que sigue bajo estudio. Al no ser psicotrópica y no poseer efectos adversos, puedes experimentar tú mismo empezando con una cantidad mínima y examinando los efectos que te producen, para que si lo ves necesario puedas aumentar la dosis con cuidado hasta llegar a una en la cual te encuentres cómodo.

También podemos encontrar formatos para uso tópico para enfermedades de la piel y dolores localizados.

A pesar de tener todas estas ventajas y este gran potencial terapéutico, la extracción y aislamiento del CBG es un proceso muy caro porque además de encontrarse en cantidades muy reducidas, hasta hace muy poco era bastante ignorado por los criadores de marihuana. Nos encontramos con un concepto relativamente nuevo.  Por ello los productos de CBG son muy escasos, aunque hay algunas empresas que ya están dedicando una gran investigación al futuro de este cannabinoide al que todavía nos queda tanto por conocer.

Deja una respuesta