¿THC o CBD?

¿THC o CBD?

Se han identificado cerca de un centenar cannabinoides en la planta de cannabis. A falta de más investigaciones y estudios, los dos más conocidos actualmente son el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). El THC es conocido y ha sido estudiado, en parte, por la prohibición que recae sobre él, pues es el componente psicoactivo de la marihuana, y el CBD, del que ahora mismo existe una revolución a nivel mundial, también más conocido que otros por estar presente en la planta del cáñamo.

Cada cannabinoide actúa de forma diferente en el organismo y es cuando se presentan todos, en sus justas medidas o proporciones, cuando los beneficios son mayores si hablamos de usos médicos. Aunque como hemos comentado el CBD vive un boom en todo el mundo, es única y exclusivamente porque no es ilegal y existe además de un gran potencial terapeútico, uno económico que es el que ha permitido esta expansión. El THC tiene tantos o más usos terapeúticos que el CBD pero debido a la prohibición a la que se ve sometido, de momento no es una opción con la que enriquecerse más allá del narcotráfico. Pero estas cuestiones las abordaremos en otras entradas.

Lo que tienen en común tanto el THC como el CBD es que son cannabinoides, y actúan sobre el sistema endocannabinoide, que tienen todos los mamíferos, incluyendo al ser humano. Este es un sistema de comunicación intercelular, que puede ser estimulado por fitocannabinoides, es decir, cannabinoides de origen vegetal, como los que se encuentran en la planta de marihuana. Éstos causan efectos diferentes a los que se producen naturalmente en el cuerpo. Los principales receptores del sistema endocannabinoide son el CB-1 y el CB-2, que se encuentran en sistema nervioso central y el inmunológico.

El THC es el componente psicoactivo del cannabis, y se vincula con estos dos receptores en el cerebro humano. El CB-1 influencia el placer, el apetito, la memoria y la concentración, mientras que el CB-2 modera la sensación de dolor, y juega un rol en las homeostasis en ciertas partes del cuerpo.

Funcionan mejor juntos

En Xtreme Seeds siempre hemos afirmado que cuando en la ecuación se encuentran todos los cannabinoides e interactúan entre ellos, los beneficios a nivel médico son mayores. El CBD mejora las propiedades analgésicas, al tiempo que disminuye la psicoactividad del THC, y mitiga los posibles efectos adversos de este, como la ansiedad y la taquicardia.

La interacción del CBD con el THC es un ejemplo del efecto séquito, por el cual todos los cannabinoides y terpenoides presentes en un ejemplar de cannabis contribuyen al efecto general de manera colectiva. El CBD y el THC pueden coexistir como una opción de tratamiento viable, incluso para personas con sensibilidad al THC y propensos a efectos secundarios negativos.

El CBD ralentiza la descomposición del THC en el hígado, lo que hace que el efecto terapéutico sea más largo y al mismo tiempo la psicoactividad sea menor.

Un estudio controlado por placebo, demuestra el poder sinergético del THC y el CBD en un grupo de pacientes. En comparación con los grupos del placebo y el THC, el grupo al que se le administró un extracto con THC y CBD presentó mejoras mucho más notables en cuanto al malestar y el sueño.

La molécula sola de CBD es menos efectiva terapéuticamente que el aceite rico de CBD extraido de la planta entera. Al intentar aislar únicamente el CBD, nos encontramos ante un uso muy estrecho y reducido y la necesidad de encontrar unas dosis muy altas y precisas para que sea igual de eficaz que con la simbiosis de los demás cannabinoides juntos.

Se trata de utilizar tanto CBD como THC y los demás cannabinoides y resinas que tenga la planta, ya que estos compuestos interactúan con el CBD y el THC para potenciar sus efectos terapéuticos.

Efectos según los ratios y cantidades de Thc/Cbd:

El ratio, es la porporción de Tetrahidrocannabidiol (THC) y Cannabidiol (CBD) que podemos encontrar presentes en el cannabis.

  • RATIO THC/CBD 1:0

El efecto es psicoactivo y mental al carecer de CBD pero sí contener THC. Puede producirnos un fuerte colocón y con este, risa, euforia e incluso buen ánimo. Hay que tener en cuenta si uno es sensible al efecto del THC, puesto que puede producir taquicardia y pesamientos confusos.

  • RATIO THC/CBD 1:1

El efecto  psicoactivo es medio ya que las cantidades están igualadas y el CBD modera el efecto del THC, pero si es posible sentir algo de euforia, aunque puede ser la adecuada para algunas dolencias como la depresión y la ansiedad o el dolor.

  • RATIO THC/CBD 2:1

Aquí nos encontramos con el doble de THC que de CBD, y aunque este último regule y suavice los efectos del THC en nuestro organismo, puede llegar a generarnos un buen colocón en el que sentiremos risa y euforia. La parte menos divertida es la ansiedad que puede producir como efecto secundario a personas sensibles.

  • RATIO THC/CBD 0:1

Con este ratio encontramos un contenido de THC nulo o demasiado bajo como para que pueda producirnos ningún efecto psicoactivo. Pero sin embargo, sí una cantidad de CBD que puede beneficiarnos en tratamientos medicinales y terapias relajantes.

  • RATIO THC/CBD 1:2

Este ratio se adapta mucho más a los consumidores sensibles que no quieren encontrarse con un efecto psicoactivo del THC demasiado potente.

Gracias al efecto séquito de estos dos cannabinoides podemos encontrar una de las mejores combinaciones en estas proporciones sobretodo para beneficiarnos de sus propiedades medicinales. El efecto puede ser ligeramente sedante pero muy aconsejable para muchos tratamientos terapéuticos.

A pesar de todo, esto es solo una tabla con la que poder guiarte. Los niveles de tolerancia de cada uno son muy personales y se consiguen averiguar  através de la prueba y el error.

Comienza con pequeñas dosis con un contenido más bajo de THC que de CBD, sobretodo si no tienes mucha experiencia o tolerancia.

La recomendación es que antepongas las dosis pequeñas durante el transcurso del día, en lugar de una dosis demasiado grande.

Aunque el CBD no tiene efectos adversos que conozcamos, una cantidad demasiado alta puede ser menos efectiva que una dosis moderada.

¡Menos es más!


Artículos relacionados:

– Los cannabinoides y sus beneficios terapeúticos. Parte I

– Los cannabinoides y sus beneficios terapeúticos. Parte II

– ¿Qué es el cannabidiol (CBD)?

– Diferentes productos ricos en CBD y sus usos

Deja una respuesta